Problemas que promueven la acción

Los cristianos solo se interesarán en nuestra causa si estamos dedicados a responder a los problemas que les preocupan. Nuestra rebelión hacia Dios es la causa de muchos de los problemas que afectan al mundo hoy en día, pero posiblemente la realidad cotidiana de esos problemas en las vidas de los hijos de Dios sea la que promueva la acción.

 

En nuestro estudio Mission Gap se les plantearon problemáticas mundiales a los cristianos de CINCO maneras distintas pero sencillas. Así identificamos las perspectivas que los movilizan a actuar.

Rebuilding - Philippines-sm

Problemas que conectan

A continuación se presentan TRES mensajes fuertemente relacionados con los seguidores de Jesús en cuanto a su forma de pensar respecto a los problemas del mundo. No los considere frases fijas, sino como una forma de enmarcar su mensaje y así motivarlos.

La separación de Dios hiere al mundo
La separación entre la humanidad y Dios ha dejado al mundo con las terribles consecuencias de nuestra rebelión. El hecho de rechazar al Creador y Sus caminos deja a la humanidad sola y sin esperanza.

El mundo está en ruinas
Algo no anda bien en nuestro mundo. No fue diseñado para ser como está ahora. La injusticia y el dolor generalizado son moneda corriente para muchos inocentes. La humanidad no fue creada para vivir así.

¡Mucho más es posible!
La gente no está viviendo una vida plena y fructífera. Prefiere sacrificar lo correcto, ceder a las presiones del mundo, ignorar lo que podría ser y, en última instancia, renunciar al propósito positivo para el que fueron creados.

Rohingya_refugees_in_Bangladesh_-4-sm

Otros problemas

En la mayoría de las culturas, los seguidores de Jesús no se relacionaron de manera favorable con las DOS problemáticas siguientes.

La separación mundial es incontrolable
Las personas no solo velan por sus propios intereses, sino que los imponen enérgicamente a los demás. El respeto y la dignidad humana se pierden cuando las personas se ponen por encima de sus comunidades, sus vecindarios, sus escuelas e incluso sus familias.

Sin libertad de elección no hay libertad
En algunos lugares del mundo los hombres, mujeres y niños no tienen la oportunidad de elegir cómo vivir, amar ni adorar. Se les impide el acceso al conocimiento de cómo vivir una vida mejor. Viven en la esclavitud y no tienen forma de acceder un futuro mejor. Sin esperanza y sin alternativas no hay libertad.

"Yo les he dicho estas cosas para que en mí hallen paz. En este mundo afrontarán aflicciones, pero ¡anímense! Yo he vencido al mundo".

Juan 16:33 (NVI)